Skip to main content

Se acerca el buen tiempo, los días son más largos, ya huele a vacaciones… ¿Ya has planeado tu verano? Si piensas pasar unos días en la capital catalana, en este post te contamos qué hacer en verano en Barcelona para que los aproveches al máximo. ¡Sigue leyendo!

Ruta por las mejores piscinas

Pese a su cercanía a la playa, o precisamente por eso, en Barcelona encontrarás algunas de las piscinas más espectaculares de España. ¡Toma nota!

¡RESERVA AHORA!

UNA EXPERIENCIA ÚNICA DE FLAMENCO EN BARCELONA.

Comprar entradas

  • Piscina Municipal de Montjuïc: las mejores vistas de la ciudad mientras te das un refrescante chapuzón. ¿A que suena atractivo?
  • Lago de Can Dragó: la piscina más grande de la capital y una enorme zona de césped para tomar el sol en familia, con amigos o, simplemente, disfrutando de la soledad.
  • Zona de baños del Fórum: a medio camino entre playa y piscina, ideal si te gusta el agua salada pero odias la arena.

Tomar algo en los chiringuitos de la playa

No hay mejor plan para la caída de la tarde que un relajante paseo por la zona de la playa antes de sentarse en un chiringuito a dejar pasar las horas y disfrutar de la puesta de sol, la brisa marina y el relajante sonido de las olas, la música y las conversaciones.

En Barcelona encontrarás chiringuitos de todo tipo: de bailoteo y copas, para comer o cenar, clásicos y familiares o instragrameables de diseño… Podríamos dejarte un listado de los mejores, pero nuestra recomendación es que vayas probando hasta dar con tu favorito: descubrirás auténticas joyas.

Remojarte en las playas barcelonesas

Aunque hay quien reniega de las playas urbanas, no cabe duda de que en Barcelona encontrarás magníficas playas en las que tomar el sol, pasear y darte un chapuzón. Por lo general limpias y bien cuidadas, las playas de Barcelona son uno de los atractivos de la ciudad, tanto para los turistas como para los propios barceloneses.

  • La Barceloneta: con sus 422 metros de longitud, es la más conocida de las playas de la capital. Dispone de todo tipo de servicios, como parking, duchas, lavabos, áreas infantiles y deportivas y alquiler de sombrillas y tumbonas, entre otros.
  • Playa de San Sebastián: barceloneses y turistas se mezclan a lo largo de los 660 metros de la playa de San Sebastián, entre los que hay una zona nudista y otra gay friendly.
  • Playa de Levante: la playa más nueva de Barcelona, con 375 metros y todos los servicios que necesitas para pasar un día cómodo y divertido: alquiler de sombrillas y tumbonas, aparcamiento, servicio de vigilancia, zonas deportivas…
  • Zona de Baños del Fórum: ya la hemos mencionado antes, porque está a medio camino entre piscina y playa. Se trata de un espacio de 375 metros, en los que se ha convertido el mar en una piscina de poca profundidad mediante bloques de hormigón inteligentemente dispuestos.

playas de barcelona

Disfrutar del cine al aire libre

Si hay algo que apetece en verano es disfrutar de una buena película al aire libre después de anochecer, cuando el calor da un respiro y la brisa del mar cercano es el rumor de fondo perfecto. Los barceloneses lo saben y, por eso, en verano se programan distintos ciclos de cine al aire libre, como el Cinema Lliure a la Platja, en la playa de San Sebastián, el Sala Montjuïc o el que se proyecta cada año en el Pabellón Mies van der Rohe. ¡Un imperdible!

Visitar las mejores heladerías artesanas

Cuando el calor aprieta, el cuerpo nos pide un heladito para ayudar a combatir los rigores del verano catalán, que no da tregua. Afortunadamente, Barcelona es una ciudad de tradición heladera, como demuestran las cientos de heladerías artesanas que, cada vez más, pueblan las calles de la ciudad condal. No te recomendamos una en particular: déjate llevar por tus sentidos a la hora de escoger, ¡seguro que aciertas!

Degustar un arroz exquisito

Así es, no hace falta viajar a Valencia para disfrutar de un arroz que te haga la boca agua: en Barcelona encontrarás multitud de arrocerías de la mejor calidad, pero como estamos en verano te vamos a recomendar que apuestes por uno de los chiringuitos de la Barceloneta: la comida, el ambiente, ver el mar, disfrutar de tus amigos… ¿Se te ocurre un verano mejor?

Conocer fauna marina en el Acuario

Este es un plan fantástico para esos días en los que hace tanto calor que pasear por la calle puede resultar un poco pesado, especialmente si visitas Barcelona con niños: el Acuario de Barcelona presume de acoger a más de once mil ejemplares de más de 450 especies de fauna marina diferentes. No te pierdas el Oceanario, un túnel de 80 metros de longitud que transcurre bajo el hábitat de tiburones, rayas y morenas. ¡Te encantará!

Acuario de Barcelona

Contemplar la puesta de sol desde el Tibidabo

Si hay un plan mainstream para las noches de verano en Barcelona es subir al monte Tibidabo para contemplar la puesta de sol, que tiñe de ocres y dorados la panorámica de la ciudad, en una de las vistas más bonitas que regala Barcelona. ¿Nuestro consejo? Prepara un pequeño picnic con una botella de vino, una tabla de quesos y unos embutidos catalanes para convertir la experiencia de sensacional en sublime.

Asistir al mejor espectáculo de flamenco

Hay algo que no te puedes perder en Barcelona con independencia de la época del año en la que visites la ciudad: asistir a un auténtico espectáculo flamenco. Si, además, quieres aprovechar para conocer por dentro uno de los edificios más representativos de la capital catalana, reserva tus entradas para alguno de los pases que Gran Gala Flamenco ofrece en el Palau de la Música Catalana, patrimonio de la Humanidad por la Unesco, o en el Teatro Poliorama, testigo de importantes hechos históricos. ¡Acompáñanos para descubrirlo!

UNA EXPERIENCIA ÚNICA DE FLAMENCO EN BARCELONA.

Comprar entradas